Maria ConsolataMaria Consolata

 

 

MARÍA CONSOLATA es nuestra madre y modelo para portar al mundo la verdadera consolación, que es Cristo, el enviado del Padre.

 

ICONOGRAFIA DE LA CONSOLATA

El arte bizantino se basa en el simbolismo de los números, colores y formas, unido al misterioso influjo de la contemplación del ser.

Nos ofrece hermosos iconos de influencia helénica, persa, islámica y mesopotámica. Estas pinturas cristianas tienen su origen en las expresiones gráficas greco-egipcias, que no buscaban la exaltación del cuerpo sino la manifestación del alma.

Miremos el icono de la Consolata. Tratemos de contemplarla como el ciego de Briançon, buscando el significado de sus símbolos.

Las figuras de la Virgen y del Niño dialogan sin palabras. Sus rostros parecen concentrarse en un punto interior: la dulce intimidad del Hijo y de la madre.

 

FIGURA DE MARÍA

Es la Mujer por excelencia (Jn. l9,26). Su modestia está ensalzada por el gesto recatado, la cofia que oculta sus cabellos y el místico silencio de sus labios.

Los ojos grandes y estáticos parecen contemplar, no ya el Hijo que descansa en su regazo, sino al pobre pecador afligido que se le encomienda; su rostro alargado, su fina nariz de tradición helénica, nos dan la figura imperturbable de la condescendencia maternal de María. Incólume, ella es la Torre de Marfil (Prov.8,22).

 

EL MANTO ES AZUL: color identificado con el número 6, símbolo de la virginidad para los antiguos, y de la balanza para los pitagóricos: María es la Mediadora entre Dios y los hombres. El color azul hace alusión al mar tempestuoso: María es Estrella del mar (Num.24,17). El manto representa a la madre que envuelve y cobija: María es, por consiguiente, el hogar de Dios hecho hombre, la Sede de la Sabiduría.

 

LA ESTRELLA DE LA FRENTE: es figura de su misión en el mundo (Num. 24). Tiene ocho puntas: es el signo +, junto con el signo x, (cruz oculta, síntesis del nombre de Cristo en griego). El número ocho es producto de los números 5 y 3, que recuerdan las cinco letras del nombre de María y su relación con la Santísima Trinidad. Asimismo, la rosa de ocho pétalos es símbolo de la regeneración.

LOS RIBETES DEL MANTO: son de color rojo, signo de la maternidad tanto en la Encarnación como en Pentecostés. Las formas cuadriláteras representan el poder . El cubo es imagen de lo estable, de la unidad y lo perfecto, pues encierra los números 1, 2, 3 y 4 que suman 10, el número de la perfección, y es admirable síntesis de las cuatro estaciones del año, los puntos cardinales y los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire. Los triángulos superiores simbolizan la Santísima Trinidad y los inferiores, el corazón.

Culminan en colgantes, que divididos en 3, se asemejan al lirio, símbolo trinitario que encierra, además, el valor de la virginidad (Cant. 2,6) Los lirios son siete: recuerdan los siete dolores y los siete gozos de María.

 

LA MANO IZQUIERDA DE LA VIRGEN es el trono, la cátedra del Maestro.

LA MANO DERECHA simboliza la intimidad entre ella y su Hijo.

EL ANILLO es signo de la alianza entre Dios y el hombre. Es de oro, símbolo de un tesoro escondido: María es madre de la Sabiduría.

LA COFIA VERDE, emblema del sabor áspero del vino: es decir, del dolor preanunciado.

 

EL NIÑO JESÚS

Está sentado, como Maestro, en la sede de la Sabiduría.

La mano izquierda busca apoyo y ternura, en actitud de comunión con la Madre. La otra, elevada, evidencia majestad. Niño y Maestro se unen en estas dos actitudes opuestas y complementarias.

La túnica es verde, símbolo de vida, y el manto de color rojo, que simboliza la pasión. La bata blanca es figura del perdón y de la inocencia que Él nos devuelve.

EL CÍNGULO ROJO es símbolo del Espíritu Santo e indica la sujeción de Cristo a la Pasión y muerte de Cruz.

LA POSICION del cuerpo del Niño, ascendente, es figura de la justicia; en cambio, la actitud de rotación de la cabeza de la Virgen, descendiente es imagen de la misericordia divina. (Mt. 5,5).

 

TODO EL MANTO tiene forma de arca o recinto. La línea curva indica receptividad. La forma semicircular encierra la eternidad y la humanidad.

 

LOS PIES DESCALZOS del niño señalan la vida pública de Cristo, su despojo de la condición divina (Flp.2,6) y su caminar por el mundo.

(Aldo Marcos de Castro Paz)

Maria ConsolataORACION

Alégrate, tú que haces brillar la salvación

Alégrate, porque por ti fue quitada la maldición

Alégrate, porque levantas al caído Adán

Alégrate, porque también Eva ha dejado de llorar

Alégrate, montaña inaccesible a todo pensamiento

Alégrate, océano insondable que ni los ángeles pueden penetrar

Alégrate, porque del rey eres trono y palacio

Alégrate, porque tu creador se deja llevar en tus brazos.

Alégrate, estrella que anuncias al sol naciente

Alégrate, seno fecundo donde se encarna el Dios viviente

Alégrate, por ti la creatura fue recreada

Alégrate, en ti se hace niño el creador

Alégrate, esposa virginal.

(Himno Acatistos del s. VIII)

mail2390.gif (4196 bytes) ghconsol@aol.com